Investigamos y resolvemos... para un mundo mejor

 

Domingo Septiembre 23, 2018
Photo Photo Photo Photo Photo Photo

Noticias

not1 Capa de Invisibilidad: los ingenieros utilizan plasmónica para crear un fotodetector invisible

Leer más...

not3 Diseñan el material de carbono más ligero del mundo

Leer más...

not2 Creada materia a 2 millones de grados con el láser de rayos X más potente del mundo

Leer más...
multi5 multi2 multi3 multi1 multi6

not1 Capa de Invisibilidad: los ingenieros utilizan plasmónica para crear un fotodetector invisible


Puede que no sea intuitivo, pero una capa de metal reflectante en realidad puede hacer algo menos visible, los ingenieros de Stanford y la Universidad de Pensilvania lo han demostrado. Han creado un detector invisible de luz que puede “ver sin ser visto”.

El corazón del dispositivo son los nanocables de silicio cubiertos por una fina capa de oro. Mediante el ajuste de la relación de metal a silicio – una técnica que los ingenieros refieren como la sintonización de las geometrías – capitalizan la física a nanoescala en la que la luz reflejada de los dos materiales se cancela entre sí para hacer que el dispositivo sea invisible. Capa de invisibilidad La detección de la luz es bien conocida y relativamente simple. El silicio genera corriente eléctrica cuando se ilumina y es común en los paneles solares y sensores de luz. El dispositivo de Stanford, sin embargo, por primera vez se utiliza un concepto relativamente nuevo conocido como camuflaje plasmónico para hacer que el dispositivo sea invisible. El campo de los estudios de plasmónica trata sobre cómo la luz interactúa con nanoestructuras metálicas e induce pequeñas corrientes eléctricas oscilantes a lo largo de las superficies del metal y el semiconductor. Estas corrientes, a su vez, producen ondas de luz dispersas. Mediante un cuidadoso diseño de sus dispositivos - mediante la regulación de la geometría – los ingenieros han creado un manto plasmónico en el que la luz dispersada por el metal y el semiconductor se anulan entre sí perfectamente a través de un fenómeno conocido como interferencia destructiva. Las ondas de luz ondulantes en el metal y el semiconductor crean una separación de cargas positivas y negativas en los materiales – un momento dipolar, en términos técnicos. La clave consiste en crear un dipolo en el oro que es igual en fuerza pero de signo opuesto al dipolo en el silicio. Cuando los dipolos positivos y negativos igualmente fuertes se encuentran, se anulan mutuamente y el sistema se vuelve invisible.